Qué hay que tener en cuenta para montar un bar en Barcelona

Si estás pensando en abrir un bar en Barcelona, debes saber que antes de poder iniciar tu actividad debes cumplir una serie de requisitos y realizar diversos trámites de cara a conseguir la licencia de apertura del establecimiento, que tras su obtención permite abrir el establecimiento.

Antes de nada, y una vez seleccionado el local más conveniente, es aconsejable solicitar un informe urbanístico previo, puesto que no en todos los distritos de Barcelona se puede montar cualquier tipo de local. Se solicita en la Oficina d’Atenció al Ciutadà del distrito en el que esté el local. Si el informe es favorable, lo siguiente que hay que hacer es pedir a un ingeniero o una empresa especializada que visite el local para que valore si cumple con los requisitos necesarios para poder transformarlo en un bar.

Licencias previas a la apertura

En caso afirmativo, hay que pensar si es necesario hacer una reforma para ponerlo a punto, y si es así hay que solicitar una licencia de obras menores en el Ayuntamiento.

Para ello habrá que encargar un proyecto en el que queden detalladas todas las obras que se van a realizar en el local, que hay que presentar al Colegio de ingenieros para que lo revisen y emitan un veredicto sobre él. Si es favorable, esta entidad emitirá el correspondiente certificado de idoneidad, que lleva a la consecución de la licencia de obras necesaria.

Además de esto, será necesario legalizar la instalación eléctrica que se va a instalar en el bar, para lo que también es necesario elaborar un proyecto sobre la instalación, que ha de ser validado por la Entidad de Inspección y Control correspondiente. Este organismo, tras efectuar la instalación, hará una visita al local para verificar que cumple con las leyes en vigor en la ciudad. También comprobará que se ha montado de acuerdo con el proyecto. Si todo es correcto, la instalación será legalizada.

Otro aspecto a valorar es la necesidad o no de la instalación de una salida de humos, que no se puede instalar en cualquier local, por lo que puede ser un elemento básico a la hora de decidirse por uno. En Barcelona, tal como sucede en otras ciudades, existe una clasificación de bar que no precisa salida de humos, ya que se permite la instalación de una plancha para la elaboración de bocadillos o sandwiches sin tener que tener este tipo de salida. Basta con una campana extractora como la que suele haber en un domicilio.

La licencia de actividad

Superados estos dos trámites sólo queda la licencia de apertura, que en muchos casos se gestionará para que su tramitación vaya paralela a los dos procedimientos mencionados. De cara a conseguir esta licencia hay que tener en cuenta el aforo que vaya a tener el bar, aunque generalmente no superará las 150 personas. En ese caso, que cubre la práctica totalidad de bares que no tienen terraza, hay que solicitar la licencia de apertura para un local como Anexo III.2a.

Para este tipo de local, es necesario hacer un proyecto en el que quede constancia de que el bar cumple con todas las leyes en vigor. Una vez redactado, hay que entregarlo junto con los planos del bar en una Entidad Ambiental de Control (EAC), que se encargará de revisarlo y de hacer una inspección del bar cuando se hayan terminado las obras de adecuación. Si todo es correcto, esta EAC emitirá el denominado Certificado de Conformidad, que hay que entregar en el Ayuntamiento con el proyecto y los planos para conseguir la licencia de apertura.

INGENIERÍA PAIBA

Dirección: C/ Capitán Arenas 21 2º 1ª, 08034 BARCELONA

Teléfono: 93 534 36 37
Envíenos un mensaje de WhatsApp haciendo click aquí 601 02 62 99

e-mail: info@paibaingenieria.com